Desde hace tiempo los pacientes adultos han perdido los complejos con los tratamientos de ortodoncia y cada vez son más los que nos demandan tratamientos para mejorar la posición de sus dientes. El tratamiento con brackets es la herramienta más conocida, pero han surgido técnicas más estéticas y confortables, para cualquier edad: los alineadores invisibles.

Los alineadores invisibles son un tipo de ortodoncia que consiste en férulas transparentes que el paciente se quita y se pone cómodamente. Estas férulas se diseñan y fabrican digitalmente para cada paciente y se van cambiando cada dos semanas, aproximadamente, consiguiendo que los dientes se muevan poco a poco hasta que estén en la posición programada por el ortodontista.

¿Cómo es el proceso?

  • Estudio de ortodoncia. En esta primera fase se valoran los cambios que quieres realizar en tu sonrisa. Tomando como base tus expectativas, se hacen una serie de pruebas que son analizadas por tu dentista. En función de los resultados se realizará un plan de tratamiento personalizado, adecuado a tus necesidades.
  • Presentación del clincheck y fabricación de alineadores invisibles. Lo siguiente que se debe hacer es un escáner intraoral para obtener las impresiones de tu boca. Con esta imagen se realizará un modelo 3D, según las indicaciones detalladas de la ortodoncista, en el que se ven los movimientos que se realizarán en tus dientes hasta alcanzar su posición deseada. De esta forma podrás observar el “inicio” y el “final” de tu sonrisa antes de empezar con el proceso.
  • Inicio del tratamiento de alineadores invisibles. Una vez llegan las férulas a la clínica dental, te facilitarán el primer juego de alineadores. Para que sean efectivos deberás llevarlos como mínimo 22 horas diarias y te los podrás quitar únicamente para comer.

Cada juego de alineadores se usa durante aproximadamente dos semanas. Las revisiones se establecerán por el ortodontista según las necesidades de cada caso para que el proceso esté controlado.

alineadores-transparentes-Invisalign
  • Fin del tratamiento y uso de retenedores. Una vez se ha conseguido la posición deseada de los dientes se inicia la fase de retención. Solemos decir que es una fase crucial porque si no usamos los retenedores los dientes tienden a desplazarse. El tipo de retención se elige en función de cada caso.

Posteriormente habrá que seguir realizando una serie de revisiones para verificar que todo está correcto, además de realizar una revisión de nuestra salud bucodental.

Ventajas de los alineadores invisibles

  • No se nota que llevas ortodoncia. Al ser transparentes no se aprecian los alineadores, por lo que estéticamente son la mejor opción.
  • Comodidad. Al realizar los alineadores a medida para cada paciente se garantiza la mejor adaptación. Además, es raro que aparezcan heridas en la boca durante el tratamiento.
  • Se puede comer y beber sin restricciones. Al quitarse el alineador para las comidas nos permiten disfrutar de los alimentos que queramos.
  • Limpieza. Al retirarse los alineadores en las comidas podremos realizar un adecuado cepillado, como de costumbre. Los alineadores invisibles se lavan fácilmente cepillándolos con agua y jabón neutro.
  • Visitas al dentista. En el periodo en el que dure el tratamiento las visitas para revisiones son más espaciadas y cortas que en el caso de los brackets. Se reduce enormemente la posibilidad de tener que acudir fuera de las citas planificadas por roces o molestias.
silvia-bugella

En la Clínica Bugella&Rubio estamos a tu disposición para resolver cualquier duda respecto a los alineadores invisibles. Antes de empezar el tratamiento, te realizaremos un estudio completo y te explicaremos los diferentes métodos que se pueden usar en tu caso. Nuestra especialista en ortodoncia, la Dra Bugella es la encargada de llevar a cabo los tratamientos necesarios para conseguir colocar tus dientes en la mejor posición, ella te guiará en el proceso de lograr una sonrisa más bonita y una boca más sana, ya que unos dientes alineados son unos dientes más fáciles de limpiar y por lo tanto nos protegemos de la enfermedad de las encías y la caries.