Cuando pensamos en los hábitos dentales de los niños, sobre todo los más pequeños, no le damos demasiada importancia, ya que pensamos que son dientes de leche y que será momento de preocuparse cuando tengan los dientes definitivos. Cuando hacemos esto estamos cometiendo dos grandes errores, el pensar que no es necesario cuidar los dientes de leche y que podremos eliminar los malos hábitos que han adquirido.
Por eso desde aquí queremos dar unos buenos hábitos dentales para niños que sentarán las bases para tener una buena salud bucodental a lo largo de su vida:

  • Cepillar los dientes de los niños desde la salida del primer diente. El cepillado se realizará por la mañana, después de comer y antes de ir a dormir. Realizar tres cepillados diarios es lo ideal, pero hacerlo correctamente en las tres ocasiones es muy complicado para ellos, especialmente por la atención que supone. En la clínica aconsejamos hacer un cepillado más largo y detallado por la noche (4 min), ponerles una canción, que les guste, que dure aproximadamente este tiempo, ayuda.
  • Ayudarles con el cepillado. Ningún niño de menos de 7 u 8 años debería cepillarse los dientes sólo. Debemos dejarles que se cepillen ellos solos los dientes ello durante un rato y luego terminar el cepillado nosotros para garantizar que se realiza de manera correcta y que ellos van aprendiendo de nosotros a hacerlo mejor.
  • Evitar los alimentos azucarados. Aunque pueda parecer complicado se debe intentar limitar el consumo de alimentos que contienen hidratos de carbono fermentables, desde las chuches, pasando por lo zumos concentrados, leches azucaradas, harinas refinadas, ya que favorecen la aparición de caries, por lo que su consumo debiera ser ocasional e intentar cepillar los dientes después de consumirlos.
  • Visitar al odontopediatra. La primera visita al dentista se debe realizar antes del primer año, para ver que la dentición se está produciendo de manera correcta y para normalizar la visita al dentista. Posteriormente se realizarán revisiones anuales para realizar tratamientos preventivos (como fluorizaciones o selladores) o detectar los problemas y poder solucionarlos lo antes posible. Aun así, en la entrada de nuestro blog ¿Cuándo deben nuestros niños ir por primera vez al dentista? tenéis toda la información necesaria sobre este tema.

habitos-dentales-niños
 

  • Utilizar un cepillos y pastas de dientes correctos. Los niños deben usar cepillos de dientes y pastas de dientes adecuados para su edad. Sobre todo, la pasta de dientes tiene que tener la cantidad de flúor adecuada:

 

1000ppm en niños menores de 6 años sin riesgo de caries

1450ppm en niños mayores de 6 años o menores con riesgo.

 

  • Beber agua con regularidad. El agua no sólo es importante para que se mantengan correctamente hidratados, sino que además evita la sequedad bucal. La saliva ayuda a combatir las caries por lo que es importante que beban agua para evitar tener la boca seca.
  • Tener una buena dieta. Este hábito es bueno para la salud en general y no sólo para la salud bucodental. Debemos consumir frutas, verduras y lácteos que ayudan a fortalecer los dientes. Evitar los azúcares, no sólo los que vienen en los productos que conocemos como dulces, sino los azucares ocultas que se incluyen en muchos alimentos procesados.
  • El chupete. Cuando al niño le salen las primeras muelas se debe retirar el chupete e intentar que el niño no se chupe el dedo ya que pueden producir problemas en la mordida.

Si seguimos estos consejos conseguiremos sentar las bases para una buena salud bucodental y mantendrán unos hábitos saludables para ellos. No debemos olvidar que cuando una rutina la tenemos interiorizada desde pequeños es más sencillo que se prolongue en el tiempo.
odontopediatra-getafe
Si tienes alguna duda sobre si las rutinas o hábitos dentales que estás enseñando a tus hijos son correctos, en la Clínica Bugella&Rubio estaremos encantados de ayudarte, nuestra odontopediatra Irene Real te asesorará con todo lo que necesites. Juntos formareis el equipo que velará por la buena salud bucodental de los más pequeños de la casa.