¿Qué es el flúor dental?

El flúor -fluoruro- es un elemento químico que permite remineralizar el esmalte, haciéndolo más resistente a los ácidos de las bacterias y ayudando de esta forma a prevenir el desarrollo de las caries.

Aplicación del flúor: tópica y sistémica

El flúor se puede aplicar:

 –tópica domiciliaria, es decir, empleando pasta de dientes o enjuagues bucales que contienen flúor en su composición,

 –tópica de uso clínico: en forma de barnices (fluoruro diamino de plata) o geles,o presente en lo selladores dentales. Todos ellos deben ser aplicados en la clínica por parte de un higienista u odontólogo.

 – administrar de forma sistémica: se ingieren suplementos o algunos alimentos y bebidas. Una vez absorbido por el aparato digestivo de nuestro cuerpo, el flúor llega a la saliva y está envuelve constantemente los dientes, protegiéndolos de esta forma.

Beneficios del flúor

Además de prevenir las caries y favorecer la remineralización de los dientes, el flúor también es beneficioso por otra serie de aspectos tales como:

Problemas del exceso de flúor

Como hemos visto, el flúor es beneficioso para nuestra salud bucodental, ahora bien, el exceso de flúor también puede suponer otro tipo de problemas orales como, por ejemplo, la fluorosis.

La fluorosis se manifiesta con la aparición de manchas blancas que afectan negativamente la estética dental del paciente.

Para evitar el problema de la fluorosis recomendamos controlar el consumo de flúor. La cantidad de flúor a emplear dependerá de distintos factores como la edad, genética o características particulares de cada persona.

En Clínica Bugella y Rubio recomendamos la aplicación tópica de flúor para prevenir la caries dental y remineralizar el esmalte de vuestros dientes. Si tienes dudas sobre el uso que de debes hacer del flúor en tu higiene bucodental ¡Consúltanos!