El esmalte dental es la capa más superficial de los dientes formada por un conjunto de cristales de calcio que les aporta dureza y protección a los mismos.

El esmalte dental puede presentar algunas afecciones que causan una formación anormal, entre ellas se encuentran la hipoplasia dental o del esmalte y la hipomineralización.

Qué es la hipoplasia dental

La hipoplasia dental, también conocida como hipoplasia del esmalte, se trata de una enfermedad u patología que se produce cuando el esmalte dental no se ha desarrollado correctamente durante la formación de los dientes y que se caracteriza porque estos tienen menor cantidad de esmalte de lo normal.

La hipoplasia del esmalte tiene una mayor incidencia en los dientes incisivos, siendo los superiores los que generalmente se ven más afectados.

Los signos que delatan a la hipoplasia son defectos en la cantidad de esmalte, vamos a ver una zona del diente que no se ha formado de forma correcta, una concavidad o hueco.

¿Y qué es la hipomineralización?

La hipomineralización del esmalte es un defecto en la calidad del esmalte, la cantidad que se formó fue suficiente, pero el contenido mineral no fue el correcto.

En este caso lo que vemos son dientes con distintas coloraciones, con manchas de diversos tamaños y formas que pueden ir desde un color blanco tiza, amarillento e incluso marrón.

Estas lesiones son frecuentes tanto en los dientes de delante, los incisivos, como en las muelas.

Causas

Las causas de esta afección en los dientes son numerosas y es difícil determinar con exactitud el motivo principal.

El problema se puede desarrollar entre los últimos meses del embarazo hasta los primeros años de vida de un bebé. Las células que forman el esmalte son muy sensibles, y cambios muy leves van a afectar a la formación de esta capa del diente.

La hipoplasia del esmalte también puede desarrollarse en personas adultas, y entre las causas más habituales se encuentran una alta exposición al flúor, déficit nutricional, infecciones graves, traumatismos dentales, abrasión dental por un cepillado incorrecto, exposición a medicamentos o sustancias químicas

Por otra parte, determinadas afecciones bucales como el bruxismo o la caries pueden provocar también un deterioro del esmalte progresivo y que de no ser tratados pueden derivar en enfermedades dentales más graves como la periodontitis o la gingivitis.

Prevención

Si la hipoplasia o la hipomineralización se han producido durante la formación dentaria, la prevención se basará en evitar futuras complicaciones en esos dientes, como sensibilidad al frío o al calor, caries o fracturas.

Algunas medidas para prevenir los síntomas que pueden producir estos defectos del esmalte son cepillarse los dientes con un cepillo de cerdas suave, enjuagarse la boca con agua tibia, utilizar productos de higiene oral con flúor, evitar ingerir en la medida de lo posible alimentos y bebidas azucaradas o ácidas, y visitarnos de manera regular para revisar el estado de tu salud bucodental.

Tratamientos

Una vez que se ha detectado la hipoplasia dental y debido a que el esmalte no puede regenerarse por si solo, será un odontólogo especialista el que determine el tratamiento más indicado a seguir en cada caso para reparar la lesión.

Existen diferentes tratamientos en función de la gravedad de la hipoplasia del esmalte. En los casos más leves con fisuras se pueden emplear selladores dentales, si hay manchas se pueden realizar blanqueamientos dentales, para casos más graves se pueden realizar micro abrasiones o reconstrucciones dentales e incluso la extracción de piezas dentales afectadas en los casos más extremos.

Estos son los tratamientos más habituales que se emplean para tratar las hipoplasias:

Sellado dental

Este tratamiento consiste en cubrir las zonas más sensibles de los dientes afectados con una capa de un material que evitará el acúmulo de comida y ayudará a disminuir la sensibilidad.

Fluorizaciones

El uso de un barniz de flúor de forma periódica en la clínica dental es una de las mejores formas de proteger este tipo de dientes y disminuir los síntomas asociados, así como el riesgo de caries en esas piezas.

Blanqueamiento dental

Es un tratamiento que se emplea para eliminar las manchas superficiales y obtener un color uniforme en todos los dientes.

Micro abrasión dental

El tratamiento consiste en pulir el esmalte dañado con manchas importantes y se restaura la zona con materiales como composite.

Carillas o coronas dentales

Las carillas son un tratamiento estético que consiste en unas láminas muy finas que se colocan en la parte frontal del diente cubriendo los defectos provocados por una hipoplasia más severa.

Implantes dentales

Este tratamiento se aplica en los casos más graves, cuando el diente o dientes presentan un deterioro muy grande y no hay ningún otro tratamiento que pueda restaurarlos. En ese caso concreto el odontólogo extraerá las piezas afectadas y colocará en su lugar un implante dental.

Si detectas alguna mancha o decoloración, alguna pequeña fisura o cualquier otra anomalía en tus dientes u esmalte acude a nuestra clínica dental para que nuestras especialistas te examinen. En Bugella y Rubio analizaremos tu caso y te recomendaremos el tipo de tratamiento más adecuado.